MK23 SOCOM de Tokio Marui

Todo lo que siempre quisiste saber sobre la pistola más codiciada y apreciada del airsoft por sus impresionantes prestaciones y su silencioso disparo, analizada en detalle en esta completa review de nuestro compañero Loco Iván.

Vamos a analizar al detalle una de las mejores pistolas de airsoft que hay en el mercado, para muchos jugadores la mejor, a pesar de o precisamente por no tener retroceso o blowback: la MK23 SOCOM, como no, de la legendaria y prestigiosa marca Tokio Marui.

La presentación del conjunto ya de por si resulta espectacular. Viene en un maletín de plástico duro con una sobrecubierta de cartón en la que se describen los componentes de la MK23, en perfecto japonés.

japoné

Quitamos la sobrecubierta y nos queda el maletín, y dentro, la pistola perfectamente embalada en corcho negro y con una cubierta de gomaespuma.

Lo primero que sacamos de la caja es la pistola con el módulo LAM, y silenciador:

Lo primero que haremos será quitar el módulo LAM, para lo que primeramente desenroscaremos el tornillo que lo fija al gigantesco guardamonte.

Luego solo tenemos que sacarla del rail inferior y desenroscar el silenciador, y ya tenemos los tres componentes de la MK23.

Vamos a verlos por separado...

El silenciador, casi tan largo como la pistola, es totalmente funcional, consiguiendo eliminar cualquier sonido de disparo. Lleva una rosca de 16mm por lo que no es compaible con bocachas de 14, la medida estandar de cualquier réplica. Los marcajes originales de Knigths Armament han sido sustituidos por unos de Marui, respetando la grafía original:

El módulo LAM es lo más decepcionante del conjunto, ya que aunque la linterna es funcional los lasers rojos son dos pequeños leds que solo sirven de adorno.

Algunos marcajes del LAM.

La única rueda operativa es la que fija el tornillo del LAM al gardamonte, el resto es de pega.

Tiene dos interruptores, uno general en la base y otro de accionamiento manual y ambidiestro. Es necesario que el primero esté encendido para que el segundo funcione. Funciona con tres pilas normales AA.

Y ahora nos centramos en la pistola propiamente dicha. A pesar de su enorme tamaño y aparente desproporción no resulta pesada al estar mayoritariamente fabricada en ABS.

Podemos ver fielmente reproducidos los marcajes originales, coincidiendo incluso la numeración de la recámara con la placa metálica bajo el cañon.

Podemos ver el impresionante cañon roscado poligonal, de 16mm.

El amplio guardamonte, capaz de alojar un dedo con guante grueso. Bajo el gatillo vemos el boton de liberación del cargador, apto para diestros y zurdos:

Tambien tiene un enganche para correa de seguridad en la empuñadura, junto a la base del cargador.

Las alzas son fijas y no tienen sistema de tres puntos, ya que en el arma original el sistema de puntería es por el laser en el módulo LAM.

La pistola tiene dos seguros: uno de ellos el de aleta, ambidiestro como el boton de liberación del cargador. Solo es operativo cuando el martillo percutor está en posición de disparo. Este seguro es util en caso de querer un disparo de precisión y rápido, para reducir el recorrido del gatillo.

Al ser de corredera fija la pestaña de retenida no actua como tal, pero si como seguro independientemente si está amartillada o no. Aquí está en posición de seguro, bloqueando el gatillo.

Y bajando la pestaña queda lista para disparar.

Entre los dos seguros vemos una palanca que en el arma original es la que desamartilla, aquí solo se ha reproducido en relieve en la empuñadura:

Y ahora centrémonos en la parte más importante de toda pistola sin retroceso: el cargador. Podemos ver que lleva tanto los marcajes originales de HK como los de Marui.

Aquí vemos el ensanche en la parte inferior que permite amunicionar comodamente bajando el muelle que empuja las bolas, algo característico de los cargadores de pistola de Marui.

En la base, la válvula de inyección de gas bajo el marcaje de HK.

Los labios del cargador son cortos, lo que dificulta su rotura por caida a pesar de no ser metálicos, junto con la válvula de expulsion de gas donde golpea el percutor.

En la base el cargador podemos comprobar que en uno de los lados hay un pasador de más. Es una pasador de seguridad que impide el desmontaje del cargador sin hacer un pequeño taladro en caso de fugas por la base, algo bastante común en un cargador de gas y más aún en una pistola sin retroceso donde toda la presión del gas se destina a expulsar la bola, por lo que si queremos evitar tener que taladrar hay que ser extremadamente cuidadosos y vaciar el depósito de gas disparando, no apretando la válvula de disparo, antes de hacer una recarga, dejando un pequeño remanente solo si se va a dejar mucho tiempo guardada la pistola para mantener las juntas tóricas de las válvulas, pero siempre procurando hacer las cargas de gas con el depósito previamente vacío.

Para acceder a la rueda del hop tenemos que desmontar la corredera. Con el cargador  quitado tiramos hacia atrás como si fuesemos a cargar el arma real, quedando en esta posición:

Hay que sacar la pieza de retenida para poder quitar la corredera, y lo hacemos presionando el botón del lado contrario a la pestaña.

Una vez extraida la pieza podemos separar la corredera, pero no deslizandola por el carril, sino haciendo coincidir las muescas (no olvidemos que es una pistola sin blowback). Hay que tener en cuenta que al volver a montarla, la pestaña de retenida queda subida y por tanto con el seguro echado.

Podemos ver los mecanismos internos del cuerpo inferior y de la corredera, totalmente metálicos.

La rueda reguladora del hop es bastantee grande y accesible.

El conjunto del cañon y la guía del muelle están fabricados en una sola pieza, y puede extraerse facilmente. Podemos ver aún mejor la cámara del hop. A partir de aquí el desmontaje requiere un buen destornillador.

RENDIMIENTO


A priori puede pensarse que una pistola tan aparatosa, fabricada en ABS y sin blowback es mas bulto extra que otra cosa, pero precisamente la longitud del cañon y que todo el gas del cargador se emplée en la expulsión de la bola hace que en algunas partidas en recintos cerrados (CQB) pueda llegar a utilizarse como primaria. Además  el silenciador es plenamente funcional, apagando todo sonido de disparo, con lo que la aparente desventaja de la longitud de la réplica con el silenciador se convierte en clara ventaja en partidas en campo abierto.

Las pruebas de disparo se han realizado con munición de 0.20 y 0.25 biodegradables de G&G sobre dianas estandar Marui a una distancia de 10 metros, usandose gas de invierno. No se ha regulado en ningun caso el hop, disparando según sale de la caja.

La pistola tiene doble acción, bastante suave, aunque tambien puede amartillarse para acortar el recorrido del gatillo. La corredera solo se mueve hasta su posición intermedia y no es necesario para cargar munición en la recámara.

El cargador admite 28 bolas, y con una carga de gas completa puede disparar 70 disparos, esto es, mas de dos cargadores a pleno alcance precisamente por emplear todo el gas en disparar la bola.

En cuanto al alcance, con bolas de 0.20 conseguimos un tiro tenso de 30 metros facilmente, y con 0.25 necesitamos regular un poco el hop para lograr el mismo alcance, lo que no deja de ser espectacular para una secundaria.

De las pruebas de precisión, con 0.25 a 10 metros:

Los agrupamientos son impresionantes, y como puede verse se repiten los resultados con 0.20:

CONCLUSION


Estamos ante una de las siete maravillas del airsoft, una pistola absolutamente legendaria que puede utilizarse en cualquier campo de juego y en casi cualquier clima, sin grandes necesidades de mantenimiento pero teniendo especial cuidado con los cargadores para evitar fugas por la base. Sin duda alguna la elección perfecta para todo amante de las partidas de infiltración en campo abierto, para una partida CQB y desde luego uno de los mejores complementos posibles para el rol de francotirador. Con la MK23 SOCOM de Marui siempre se acierta.

 

 

REVIEW cortesía de AIRSOFT ITACA